lunes, 3 de junio de 2013

Ruiseñor del Japón, el invasor.


Un día pajareando por Collserola, se nos posó delante un pájaro de gran colorido que nunca habíamos visto. Se trataba de un Ruiseñor del Japón (Leiothrix lutea)


A pesar de su nombre, este pájaro no es ni un ruiseñor, ni proviene del Japón. En realidad, es originario de China, Vietnam y el Himalaya, pero se ha introducido en España, concretamente en Collserola (Barcelona), en la que se encuentra una población establecida de entre  200 y 500 parejas reproductoras.

La especie se detectó por primera vez en la década de los 90, probablemente al escape o liberación de ejemplares mantenidos en cautividad, y desde entonces la población crece de forma exponencial.

Esta especie puede actuar como vector de la malaria aviar y como difusor de plantas alóctonas como Rubus rosifolius, Psidium cattleianum y Clidemia hirta, sin olvidarnos de los posibles efectos que pueda generar su competencia con el resto de avifauna autóctona.

He aquí otro ejemplo más de la perturbación de ecosistemas causadas por el hombre y su afán de enriquecerse con la comercialización de fauna silvestre.

2 comentarios:

  1. Ya está por los Pirineos franceses. Se me posó uno (muy curioso y confiado) delante de mí en un bosque en L´Hospital de Sant-Blaise, Pirineos occidentales franceses, a la altura de de Navarra aproximadamente. No sabía qué pájaro era hasta que lo encontré en una guía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras...la población que hay por aquí se ha dispersado muy poco, aunque la población crece, prácticamente no ha salido de Barcelona. Desconozco sobre el caso que me cuentas, pero esperemos que sea un caso de escape puntual.

      Eliminar