lunes, 27 de julio de 2015

La muda en los paseriformes europeos (V): Muda Parcial

En esta quinta entrega sobre mudas trataremos la muda parcial, la cual es aquella en la que solamente algunas plumas son reemplazadas, que corresponden a plumas de cuerpo y unas pocas del ala.

Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca) - Mastegatatxes - con muda parcial.
Plumaje nuevo de color negro. Plumaje viejo de volor pardo

Papamoscas cerrojillo - Mastegatatxes (Ficedula hypoleuca)


Suele ocurrir antes de la época de cría para mejorar su aspecto para la reproducción, aunque en juveniles, dicha muda se da poco tiempo después de nacer, para obtener un plumaje que les prepare para las condiciones climatológicas que les depara el invierno. Cambiar las plumas de vuelo, requiere un alto gasto de energía, y como las de pollo, de menor calidad pero nuevas, ya son suficientes para dicho objetivo, se limitan a cambiar aquellas que tienen una función termoreguladora, adquiriendo, de éste modo, un aspecto más similar al del adulto.


Muda postjuvenil en Lavandera boyera (Motacilla flava) - Cuereta groga - siguiendo el esquema superior.
Mudadas las 4 CMa más internas

A diferencia de lo explicado en la muda completa, en la muda parcial se dice que se mudan las plumas de dentro hacia afuera, aunque luego se observa que en realidad no sigue una secuencia tan clara, sino que se mudan las plumas "en cascada" o incluso "en remolino", sobretodo las coberteras.

Si tuviéramos que definir un orden estandarizado, diríamos que primeramente se mudan las Coberteras Pequeñas, luego las Coberteras Medianas, seguida de las Coberteras Mayores para terminar con 1 o 2 terciarias. (ver partes del ala de un ave). Además, el Álula 1 se mudaría junto con las CMe, y el Álula 2, con las T. En las Rectrices, puede verse afectado algún par o ninguno, mudándose de forma anárquica.

A veces se dan mudas parciales extensas, en la que se cambian plumas de vuelo que incluso puede llegar a afectar a todo el plumaje. Suele ocurrir en especies mediterráneas, mientras que en los pájaros nórdicos la extensión es menor.

También encontramos mudas parciales excéntricas con renovación de primarias iniciado desde una pluma central. En este caso, las P más afectadas son de la P4 a la P7, que no se mudan correlativamente a las Coberteras Primarias cómo en la muda completa. Esto suele darse para sílvidos que son grandes migradores.


Partes anteriores:

martes, 21 de julio de 2015

La ruta de la Marmota (Parc Natural del Cadí-Moixeró)

La ruta de la marmota, es un recorrido de corta duración y de fácil acceso desde el pueblo de Bagà, situada a casi 2000 metros de altura, el cual, a parte de poder ver marmotas en verano, nos permite ver una variedad considerable de aves de alta montaña, lepidópteros y otros mamíferos.


Marmota alpina adulta (Marmota marmota)

Marmota alpina juvenil (Marmota marmota)

Además, se encuentra muy cerca de la Ruta del Trencapinyes, por lo que es ideal para realizar ambos trayectos en una misma jornada, y así poder ver una mayor diversidad de especies y hábitats.



  • Nivel: fácil
  • Longitud: 2,66km
  • Duración: 1 hora
  • Especies de interés: collalba gris, chova piquigualda, chova piquirroja, quebrantahuesos, alimoche, buitre leonado, roquero rojo, zorzal charlo, verderón serrano, cernícalo común, cuervo, pardillo común, bisbita alpino, escribano montesino.
  • Otros animales observados: marmota, rebeco, corzo y gran variedad de mariposas (a destacar la Apolo).

A lo largo del camino, nos encontraremos con carteles informativos que nos informan sobre la ecología de las marmotas y su historia. A algunos les sorprenderá saber que éstas se extinguieron en el Pirineo durante las glaciaciones del Pleistoceno, y que las poblaciones actuales provienen de introducciones que se hicieron en Francia a mediados del S.XX para reducir la depredación de Águila real sobre crías de Rebeco. 


Plano y explicación al inicio de la ruta

Inicio de la ruta de la marmota

Mapa de distribución de la Marmota alpina. Fuente: IUCN

Mientras seguimos la ruta y vamos viendo y escuchando marmotas por aquí y por allá, es fácil ver verderones serranos sobrevolándonos (y alguno parado picoteando),  escuchar a chovas piquigualdas y piquirrojas y verlas rondar los "Rocs de la Bòfia" que limitan nuestro camino, e ir espantando zorzales charlos que se alejan con su característica "pedorreta".

Rocs de la Bòfia

Verderón serrano - Llucareta (Carduelis citrinella)

Chova piquigualda - Gralla de bec groc (Pyrrhocorax graculus)

Chova piguirroja - Gralla de bec vermell (Pyrrhocorax pyrrhocorax)


Paloma bravía (Columba livia) con anilal de PCV azul.
Individuo seguramente escapado, puesto que no es normal ver palomas en esta zona.

Pero sin duda, lo que más abunda por la zona, son las collalbas grises, que en esta época del año (principios de julio) no paran quietas para alimentar a sus pollos, igual que los colirrojos tizones.


Collalba gris macho - Còlit gris (Oenanthe oenanthe)

Collalba gris macho - Còlit gris (Oenanthe oenanthe)

Collalba gris macho y hembra - Còlit gris (Oenanthe oenanthe)

Pollo de collalba gris - Còlit gris (Oenanthe oenanthe)

Macho de colirrojo tizón con anilla - Cotxa fumada (Phoenicurus ochruros)

Pollo de colirrojo tizón - Cotxa fumada - (Phoenicurus ochruros)

Primer plano del pollo de colirrojo tizón - Cotxa fumada (Phoenicurus ochruros)

Si tienes suerte, algún quebrantahuesos o alimoche pasará volando cerca de ti, por lo que la jornada ya habrá valido la pena, pero lo que seguro no fallará son los buitres leonados. Y si tu suerte sigue siendo buena, algún corzo se cruzará en tu camino mientras te diriges al inicio de la ruta en coche, o podrás ver un rebeco más o menos cerca, y sino, deberás buscarlos en la lejanía con tus prismáticos, ya sea por los prados o entre los montes rocosos.


Rebeco - Isard (Rupicapra rupicapra)

Alimoche - Aufrany (Neophron percnopterus)

Alimoche - Aufrany (Neophron percnopterus)

Si alargamos un poco la ruta, hasta llegar al Torrente del Coll de Pal, podremos ver una de las estrellas de la zona: el roquero rojo. A pesar de tener estos colores tan llamativos, puede ser muy difícil de ver, por no hablar de los pollos, completamente mimetizados con el entorno.


Roquero rojo - Merla roquera (Monticola saxatilis)


En resumen, la ruta de la marmota es una ruta fácil, tranquila, con muchas cosas interesantes para ver e ideal para el verano cuando el calor aprieta menos a tanta altura.

Más información: Aquí

lunes, 13 de julio de 2015

Pfeilstorch, o la increíble historia de cómo el hombre aprendió que las aves migraban.

Imagina que eres un joven "filósofo naturalista" en plena Ilustración del siglo XVII. Después de pasar todo el verano observando y estudiando las golondrinas, ves que al acercarse el final del estío, poco a poco, van desapareciendo, hasta que dejas de verlas al llegar el otoño, por lo que es inevitable que te preguntes qué habrá sido de ellas.

Golondrina común - Oreneta vulgar (Hirundo rústica)

Investigas y descubres que Aristóteles explicaba a sus alumnos que las golondrinas hibernaban en cuevas o cavidades de troncos, y que también creó la teoría de la transmutación, explicando que las aves que llegaban en invierno en realidad eran las que habían visto durante el verano que se habían transformado por completo.

De repente, en 1703, alguien publica un ensayo asegurando que cuando llega el otoño, las cigüeñas, golondrinas, tórtolas y grullas volaban hasta llegar a la Luna, sumándose, así, al resto de lo que hoy en día nos parecen ideas disparatadas,  que afirmaban que los pájaros se convertían en ratones, que se escondían bajo tierra, que pasaban el invierno bajo el mar, etc.

Grupo de grullas (Grus grus) en migración. ¿Irán a la Luna?

Así pues, durante años, diferentes teorías convivían sin llegar a probarse ninguna de ellas, hasta que en 1822 ocurrió un hecho histórico que daría a conocer uno de los aspectos más fascinantes de la vida animal: la migración de las aves.

Este hecho tuvo lugar en Alemania, cuando un cazador mató a una cigüeña en la que observó algo fuera de lo común. Al recoger su cadáver, rápidamente se dio cuenta de que él no era el primero que había intentado cazarla, ya que tenía una lanza atravesándola. Sorprendidos, los alemanes llevaron la cigüeña a la Universidad de Rostock, dónde confirmaron que no se trataba de un artefacto europeo, sino de un objeto de origen tribal africano. 

La cigueña (Ciconia ciconia) cazada y disecada en 1822. Hoy en día se puede
ver expuesta en la Universidad de Rostock Fuente: Zoo Schwerin

De este modo, comprendieron que la cigüeña había venido volando desde África con la lanza clavada, y, de este modo, nació el concepto Pfeilstorch, nombre alemán que se usa para indicar una cigüeña herida por una flecha cuando pasa el invierno en África y que vuelve a Europa con la flecha en su cuerpo. A pesar de que pueda parecer algo milagroso y excepcional, desde entonces se han detectado 25 Pfeilstorch en Europa.

Otro caso de Pfeilstorch en Alemania, expuesto en el Museo de Historia Natural de Dresden. Fuente: Dresden Fernsehen

Fue a partir de entonces cuando nació el interés por conocer las rutas migratorias de las aves que se iban y volvían con el cambio de estaciones. 

En 1899,  un danés llamado Hans Mortensen, que siempre se preguntaba dónde irían los estorninos pintos que había en su localidad cuando llegaba el otoño, tuvo una idea. Creó unas trampas para capturar a los estorninos vivos, y fabricó unas anillas de aluminio con su dirección grabada, las cuales colocó en las patas de dichas aves antes de liberarlas.

Hans Christian Cornelius Mortensen.  Fuente: Wikipedia

Algunos de estos estorninos fueron matados por cazadores o agricultores, que los eliminaban para evitar que se comieran su cosecha, y en poco tiempo, Hans Mortensen recibió multitud de avisos provenientes de los países del sur de Europa, dando, así, origen al anillamiento científico de aves.

Estornino pinto - Estornell vulgar (Sturnus vulgaris)

Gracias al anillamiento, y posteriormente, a diferentes transmisores y geolocalizadores, se ha podido analizar y estudiar en profundidad uno de los acontecimientos más espectaculares que nos ofrece la naturaleza, descubriendo trayectos tan interesantes como el del Charrán Ártico, que ostenta el récord de volar más de 80.000 km anuales para desplazarse de Groenlandia a la Antártida y viceversa, a pesar de ser un ave de sólo 125 gramos.

Pareja de Charrán ártico - Xatrac àrtic (Sterna paradisaea) en Isle of May, Escocia. 

O para conocer al Correlimos gordo (Calidris canutus) "B95", el cual fue anillado en 1995 cuando tenia 2 años. Desde entonces, ha volado una distancia mayor que la que hay entre la Tierra y la Luna en sus migraciones entre el Ártico canadiense y Argentina. Este pájaro ostenta el récord de longevidad de su especie, superando los 20 años de edad, y cada año los estadounidenses esperan con ansia su paso por el país.  Tan famoso se ha vuelto, que ha inspirado cuentos, obras de teatro y hasta su propia biografía.

Mapa de rutas migratorias de las aves de Europa y África. Fuente: SEO/BirdLife

lunes, 29 de junio de 2015

Rutas para pajarear: la Torre d'Oristà (SOCC de primavera)

De nuevo, el Castell de Tornamira, documentado en el año 1120, visible desde el punto de inicio del itinerario.

Hace poco, os hablé de una ruta que consistía en seguir mi itinererio SOCC, de seguimiento de pájaros comunes de Cataluña (aquí podéis ver de nuevo en que consiste, su localización, hábitats presentes, y que aves vi en invierno).

Los campos de trigo han hecho cambiar por completo  el aspecto de la zona, y seguro que más de un pájaro escondido
entre las espigas se me ha pasado por alto.

En esta ocasión, he repetido dicha ruta dos veces para localizar las especies nidificantes, y se han notado muchos cambios. Mientras en invierno se detectó un total de 50 especies, en primavera, la cifra se ha visto incrementada hasta las 62 especies.

A parte de pájaros, siempre se ven otras cosas, como esta hembra de escarabajo de la especie Phyllopertha horticola

La mayoría de ellas se mantienen, aunque muchas han reducido su número de forma considerable, como es el caso del pinzón vulgar, que ha pasado de 416  individuos en invierno a sólo 8. Esto se debe a que la gran mayoría de ellos, migran a las zonas del norte de Europa, o bien simplemente suben en altitud hasta los bosques subalpinos para criar en verano.

Las especies que no se han detectado en comparación con el invierno son:
  1. Bisbita pratense
  2. Bisbita alpino
  3. Reyezuelo sencillo
  4. Pardillo
  5. Escribano montesino
  6. Cernícalo común
  7. Piquituerto
  8. Lavandera boyera
  9. Gorrión molinero
  10. Gorrión chillón
  11. Acentor común
  12. Curruca cabecinegra
Su desaparición se debe a tres causas. La primera es que hay especies que son exclusivamente invernantes, cómo el bisbita pratense, que migran al norte de Europa para criar. 

Aquí vemos algunos de los Anthus pratensis anillaods en Catalunya y recuperados en sitios tan lejanos como Rusia
Fuente del mapa: SIOC

La segunda es que son especies que se encuentran todo el año, pero que en verano realizan desplazamientos altitudinales instalándose en zonas alpinas y subalpinas, y que en invierno bajan de altitud en busca de condiciones más favorables, como hacen los acentores comunes que no migran a países del norte.

Abundancia de Prunella modularis en Cataluña. Vemos como en invierno evita la zona pirenaica, mientras que en verano
concentra prácticamente la totalidad de su población en dicha zona. Fuente de los mapas: SIOC

Y la tercera, es que son especies que están siempre, pero que por algún motivo no han sido detectadas, como podría ser, el gorrión molinero.

Ahora que ya sabemos las especies que han dicho adiós, vamos a ver cuales han decidido venir a pasar aquí el verano y que se han dejado ver estos días. 
  1. Perdiz roja
  2. Vencejo común
  3. Vencejo real
  4. Alcaudón común
  5. Tórtola europea
  6. Alcotán europeo
  7. Golondrina común
  8. Golondrina daurica
  9. Oropéndola
  10. Ruiseñor común
  11. Garza real
  12. Verderón
  13. Buitrón
  14. Codorniz
  15. Cuco
  16. Avión común
  17. Triguero
  18. Abejaruco
  19. Buitre leonado
  20. Torcecuello
  21. Mosquitero pálido
  22. Avión roquero
  23. Curruca rabilarga
  24. Abubilla
Ojo! Alguna de ellas también podría estar en invierno, pero muchas son especies que vienen a visitarnos desde el continente africano.

Abejaruco europeo - Abellerol - Merops apiaster

Alcaudón común - Capsigrany - Lanius senator
También me topé con una especie común pero que no esperaba ver en esta zona, ya que es algo excepcional. Se trataba de un inmaduro de Garza real. Primero la vi en una charca, y al acercarme se fue volando. Pero al llegar a otro sector me la encontré por segunda vez en otra charca. Consultando en ornitho.cat, en este municipio constan sólo registros en agosto de 1994, diciembre de 2009, y diciembre de 2011, siendo la primera vez que se detecta en este SOCC. ¿De dónde vendrá...? Otras especies que se han detectado por primera vez en este SOCC han sido el Buitrón (Cisticola juncidis), el Torcecuello (Jyns torquilla) y Avión roquero (Ptyonoprogne rupestris).

Garza real - Bernat pescaire - Ardea cinerea

Buitre leonado - Voltor comú - Gyps fulvus

Ruiseñor - Rossinyol - Luscinia megarynchos

Tórtola europea - Tòrtora - Streptopelia turtur

Perdiz roja - Perdiu roja - Alectoris rufa

Abubilla - Puput - Upupa epops

Para mi, una de las sorpresas del día, fue ver una pareja de Golondrina dáurica (Cecropis daurica). Pero no sólo pude verlas, sino que también pude encontrar su nido y confirmar, así, que la especie nidifica en la zona. Un dato muy interesante, sin duda.

Golondrina dáurica - Oreneta cua-rogenca - Cecropis daurica

Nido de golondrina dáurica.

Y aquí os dejo con algunas de las que pasan todo el año en la zona.

Busardo ratonero - Aligot comú - Buteo buteo

Juvenil de Jilguero - Cadernera - Carduelis carduelis

Macho de Tarabilla común - Bitxac comú - Saxicola rubicola