miércoles, 7 de septiembre de 2016

Un día para no olvidar: la historia de despropósitos que jamás conté.

Hoy quiero compartir con vosotros una de mis mejores aventuras para conseguir ver un sólo pájaro. Una historia que demuestra que el Pokémon Go es un chiste al lado de los que nos gusta buscar especies en la vida real, y de lo locos que podemos llegar a ser los pajareros, con un final de la historia, que yo calificaría de disparatado.

El culpable de lo que os explicaré hoy, no es otro que el Surf scoter (es decir, el Negrón costero -Melanitta perspicillata), y es que os digo el nombre en inglés, porque todo ello ocurrió cuando vivía en la ciudad de Aberdeen, al Norte de  Escocia, hace ya más de dos años.

Negrón costero - Ànec negre americà (Melanitta perspicillata)

El Negrón costero, es una anátida que habita en Norteamérica, pero de vez en cuando se observa algún individuo en Irlanda o Gran Bretaña. Para mi suerte, resulta que había un par de individuos camuflados en un grupo de unos 300 negrones comunes (Melanitta nigra) en la costa escocesa. Además, esos dos individuos eran machos adultos, por lo que encontrarlos sería relativamente fácil...(o eso creía).

Distribución del Negrón costero. El punto rojo marca la zona de avistamiento.

La cosa es que el grupo en cuestión fue divisado cerca de mi casa, por lo que al salir de trabajar, fui a buscar el telescopio (uno del estilo Lidl que compré allí para salir del apuro), y seguidamente, directo con mi bicicleta, hasta el lugar del avistamiento. Lamentablemente, no había ni el más mínimo rastro del numeroso grupo, por lo que pensé que ya había perdido mi oportunidad.

Seguramente el mejor telescopio que existe por menos de 50€

Para mi suerte, resulta que al día siguiente se encontró del nuevo al grupo en una zona más al norte pero  no muy lejana. Así que, por segunda vez, al salir de trabajar fui de nuevo a buscarlos. Afortunadamente era en junio, y se hacía "de noche"  tarde.

Pero por lo visto, mi suerte era mala, ya que al llegar a la playa en cuestión, no había ni rastro de ningun Melanitta. No me lo podía creer, ya había ido dos días seguidos, y ni si quiera pude ver un simple negrón común. Sin perder la esperanza, barriendo la zona con el telescopio, vi una mancha de muchos individuos negros en la lejanía, muy cercanos a la línea de costa, por lo que decidí acercarme andando por la playa, puesto que los accesos por carretera eran muy limitados y no sabía como llegar con la bicicleta.

Negrón costero ilustrado en la Collins Bird Guide


Negrón común ilustrado en la Collins Bird Guide

Total...me puse a andar y a andar y a andar...y tras más de una hora andando sobre la arena bien cargado, no tuve más remedio que rendirme y regresar por dónde había venido, viendo que no recortaba grandes distancias con el grupo, y sabiendo el largo camino que me esperaba de vuelta.

Dos intentos completamente fallidos. Ya estaba desesperado y viendo como poco a poco se desplazaban al norte, eran pocas mis esperanzas de poder verlos.

Pero entonces llegó el tercer día. De nuevo se repetía la historia, pero esta vez los habían divisado mucho más al norte. Ya estaban muy lejos, no tenía coche, y encima estaba lloviendo. Todo estaba en mi contra, y viendo el éxito que había tenido hasta aquel momento, pensé que era una locura el ir hasta allí.

Finalmente, pero, mis frikismo y mis ganas se impusieron me convencí a mí mismo que la tercera sería la vencida. Así que miré como llegar en google maps, y por suerte había un carril bici paralelo a la autovía que me acercaba a la zona.

Pero los caminos que accedían a la playa quedaban lejos del objetivo, y no tenía ningunas ganas de volver a caminar por la arena, así que viendo la zona por imagen satélite, decidí que la forma más rápida sería ir campo a través (menuda cagada de decisión...).

Este es el camino que planifiqué seguir

Total, que me fui y me puse a pedalear por el carril bici. "Qué avanzados están estos escoceses que tienes un carril bici par llegar a cualquier sitio" pensé mientras me mojaba a pesar de llevar chubasquero. 

Este es el camino por el que pedaleé. Recordad que allí arriba se conduce por la izquierda.
Imagen extraída de Google Street View.

¿¡Y qué pasó de repente!? Que al seguir el camino tras una rotonda...¡¡se acabó el carril bici!! No podía ser verdad...estaba lloviendo, y aun me quedaba un buen trozo. ¿Qué hubiera hecho cualquier persona sensata en esta situación? Exacto...volver por dónde había venido, y dejar al dichoso negrón tranquilo. 

¿Pero yo soy, acaso, una persona sensata? No, no, no...por mis co***** tenía que ver ese bicho, ya había llegado demasiado lejos. Además, tenía mi luz trasera roja, por lo que los coches podían que verme perfectamente (también llevaba casco, que estoy loco, pero no tanto). 


Este es el punto en el cual el carril bici desapareció.
Imagen extraída de Google Street View.


Así que seguí adelante, ¿y sabéis que pasó entonces? La luz trasera se abrió, y las pilas rodaron hasta el medio de la autovía, por lo que no podía recogerlas...increíble. ¿Podía pasarme algo más? Ya no podía hacer nada, sólo podía seguir adelante, así que me puse a pedalear por el miniarcén como nunca lo había hecho, cagando leches y sin bajar el ritmo, hasta que finalmente llegué a mi destino.

Por fin había llegado, encima dejó de llover, y un corzo se cruzó por delante mío para darme la bienvenida, mientras un escribano palustre cantaba medio escondido en unas cañas cerca de dónde até la bici.

Corzo/Cabirol (Capreolus capreolus) en la zona próxima de la playa

Parecía que lo más difícil había pasado...solo tenía que cruzar el campo y...noooo!! No podía ser verdad!! El campo en cuestión era un campo de ortigas!! Y no ortigas de dos o tres palmos de altura, no...ortigas como yo de altas!! Busque algún palo que me ayudara a abrirme camino, pero no había ninguno en condiciones...así que mi brillante mente decidió que lo mejor sería usar el trípode (que me compré allí de segunda mano) a modo de machete, con ta buena suerte, que después de desplegarlo y haber abierto camino hasta medio campo, me cargué una de las patas.

Escribano palustre / Repicatalons (Emberiza schoeniclus) con plumaje nupcial, dándome la bienvenida

Pero eso no era suficiente para desanimarme. Plegué las patas que no se habían roto, y seguí abriendo camino con la pata rota, hasta que llegué a un riachuelo, previo a las dunas que me indicaban el final del trayecto.

¿Qué pasaba? Que la imagen satélite de google maps no me indicaba que el riachuelo en cuestión se encontraba entre dos "taludes", sin manera lógica de pasarlo. Además, obviamente estaba limitado por ortigas. La única manera posible era saltar de un lado a otro, aun sabiendo que no lo lograría porque era bastante ancho (y mira que yo salto mucho, eh?). Así que lo primero que hice fue coger la mochila,  con prismáticos y telescopio dentro, y tirarla al otro lado. Luego cogí el trípode, y lo tiré al otro lado. Y finalmente, la cámara, que se me había olvidado poner en la mochila, y la tiré al otro lado. No pasaba nada, las ortigas lo amortiguaban todo.

Ya sólo quedaba yo...así que cogí carrerilla, salté, y ale...directo al agua!! Claro que sí! Que más daba, si ya me había mojado con la lluvia, aunque ahora tenía las botas impermeables llenas de agua. Y encima, para salir, no tenía más remedio que agarrarme de las ortigas, pero ya todo me daba igual, estaba a cuatro pasos de llegar a la playa, y después de todo lo que había pasado, el orgullo pesaba más que el resto.

Total, que finalmente subí la duna que me obstruía la vista de la playa, y desde lo alto de ella, pude ver que estaba justo en el medio de una larga línea de Negrones comunes que se extendía a lo largo de playa, tal y cómo se observa en la foto posterior (aunque la foto sólo muestra un trozo de dicha línea).



Por fin, después de tantas penurias los había encontrado!! Pero aun no se podía cantar victoria, empezaba mi particular "Buscando a Wally". Tenía que encontrar un negrón con la nuca blanca, y no sería tarea fácil. En el foro dónde se informaba de dichos avistamientos, vi como el día anterior, uno explicaba que tardó dos horas en encontrarlos una vez se puso a buscarlos.

Seguramente a muchos os parezca una exageración de tiempo, a mi también me lo parecía, hasta que me puse a ello. Me puse a buscar y lo que veía era un montón de negrones durmiendo con la cabeza escondida, otros de culo, el pequeño oleaje que te los tapaba y destapaba... empezabas a observar por una punta, y cuando ibas por el medio, veías que un grupo numeroso del extremo opuesto iba volando al otro lado, y viceversa, por lo que tenías que volver a empezar. Y otra vez, unos que se iban volando para aquí, otros para allá (peor que los trileros era eso). Luego te parecía ver una nuca blanca de uno que nadaba pero entonces se sumergía y perdías el rastro, un grupo de gaviotas te impedían observar unos cuantos negrones, llegaba un grupo de Eiders que se unían a la fiesta para facilitar las cosas, etc.

Vamos, eso era un cachondeo. Pero para estas cosas ya se sabe que hay que tener paciencia. Y la paciencia dio fruto al cabo de media hora, cuando por fin pude ver a uno de ellos. Estuve observándolo apenas 20 segundos por el telescopio cuando decidí apartar la vista para coger la cámara y fotografiarlo...y ya no pude volver a encontrarlo. Había sido una observación corta y no de muy buena calidad, pero por fin había logrado mi objetivo. 

En ese momento, estaba tan contento por haberlo logrado, después de tener que pasar tantas desgracias, que lo celebré de una forma muy peculiar.

Así son las playas en el noreste escocés


La cosa es que me estaba meando en exceso. Miré a ambos lados, y como solía pasar por esa zona, la extensa playa estaba desierta, así que no lo dudé. Digamos que liberé a cierto pájaro, y como estaba eufórico por haber logrado ver al Negrón costero, empecé a girar rápidamente sobre mí, cual peonza, mientras vaciaba mi bufeta, por lo que creé una especie de tornado amarillo, a la vez que no paraba de cantar: "Ooooeeeee oe oe oeeeeeeee ♪♫, ooooeeeeeeeeeeeee oooooeeeeeee  ♪♫" .  Sí...una imagen muy dantesca, pero era mi particular forma de celebrarlo. Pero la cosa no acaba aquí.

Como acabo de decir, había mirado a ambos lados de la playa y no había nadie, pero había un punto dónde no había mirado: la duna que había detrás de mi...Sí, amigos, al acabar de hacer el tornado giratorio orinístico, vi que había un hombre justo en lo alto de la duna mirándome con cara de "¿¿Pero que narices acabo de ver??". No tenía ni idea de dónde había salido, sólo sé que ese hombre había visto un gran espectáculo que nunca nadie esperaría ver.

¿Y cuál fue mi reacción? Me partí la caja. Me entro un ataque de risa, y mientras no paraba de reír, recogí todos los trastos y decidí volver por dónde había venido para finiquitar la que había sido mi jornada pajarera más dantesca.

En resumen, un día para no olvidar jamás, pero que valió la pena con tal de ver a esta rareza.

Para despedirme, aquí os dejo con una foto de google, porque como ya os he dicho, yo no pude hacerle ninguna. 

Negrón costero - Ànec negre americà (Melanitta perspicillata)

miércoles, 13 de julio de 2016

Verano: tiempo de plumas

Ya es julio, y muchas de las especies ya se han reproducido. Después de la reproducción, la mayoría de pájaros, tanto los que se quedan como los que migran a su territorio de invernada, y tanto jóvenes como adultos, mudan sus plumas, ya sea de forma completa o parcial. Por lo tanto, entre los meses de julio y octubre, es el momento más propicio para encontrar plumas que se han perdido de forma natural.



Os habéis fijado alguna vez en algún pájaro que al volar parece que le falte alguna pluma de forma simétrica en ambos lados? Eso es que está llevando a cabo la muda, y ahora empieza la mejor época para encontrar esas plumas de las que se desprenden, antes de que las bacterias del suelo empiecen a descomponerlas y degradarlas.

¿Y para que quiero yo plumas? Pues para ser un megafriki, tal cual. En el momento que coleccionas plumas de aves, empiezas a diferenciar los diferentes tipos de plumas, te fijas en detalles que antes desconocías, aprendes las tonalidades de machos, hembras, jóvenes, etc...pero lo mejor es ponerte a investigar para tratar de averiguar de que ave se trata es pluma, y de que parte del cuerpo proviene. Todo ello, acaba ayudándote a conocer mejor las aves, su distribución y a identificarlas más fácilmente, es decir, te ayuda a subir tu nivel de frikismo pajarero y a llenar tu casa de plumas, para descontento de los que comparten hogar contigo. Además, ahora, con el calor que hace, cuando ya es media mañana y la actividad de los pájaros ha caído en picado, tenemos una nueva forma de distraernos rebuscando plumas, como si de setas se tratase.

Ir a buscar plumas no es fácil, pero hay algunos sitios en los que es relativamente más fácil encontrar plumas:

  • Ciudades, al pie de las paredes dónde sabemos que ha nidificado alguna especie, en parques, al pié de grandes árboles que puedan ser usados como dormideros...
  • Playas, dónde las olas aporta gran cantidad de plumas.
  • Márgenes, especialmente los que están expuestos al viento, dónde las plumas de las praderas quedan atrapadas en la vegetación que los limita.
  • Núcleos zoológicos, por ejemplo, en el zoo de Barcelona hay la mayor colonia urbana de Garzas reales de Europa. Allí sería muy fácil conseguir plumas de estas aves, lástima que la entrada valga 20€ (creo), a parte de otros aspectos morales que podríamos valorar.
  • Matorrales y vallas, que retienen las plumas entre sus pinchos.


Yo soy un principiante en esto de coleccionar plumas...pero hay cada uno, que podría montar un museo en su casa. Lo malo, es que ahora tendremos que compartir territorio con aquellos que se vician al Pokemon Go (os habéis enterado, no?). Yo a lo mejor me pongo a buscar plumas y Pokémon al mismo tiempo.


Y recordad, cuando encontréis una pluma y la guardéis, anotad información que nos pueda ser de utilidad, como fecha, lugar, hábitat, longitud...todo ello nos ayudará a identificar la especie de forma posterior.


jueves, 7 de julio de 2016

Aventuras ornitológicas en el hospital.

Muchos sabéis que llevo varios días ingresado, ya casi dos semanas. Por suerte, mi habitación se encuentra en un 14º piso con unas buenas vistas, que me han permitido distraerme más de lo esperado, tal y como os explicaré a continuación.


Primero de todo...¿Cuál es la típica frase que te dicen los familiares cuando te ingresan en el hospital? Efectivamente..."si necesitas algo, dímelo"...así que sin dudarlo dije: "¡Traedme mis prismáticos!" (también pedí el telescopio con el trípode, pero eso me lo denegaron, y como no pedí la cámara, la entrada de hoy será muy descriptiva con pocas fotos, pero seguro que os parecerá interesante).

Así pues, de vez en cuando miraba por la ventana con mis prismáticos, con pocas expectativas de ver algo interesante, más allá de palomas, gaviotas, cotorras y urracas. Sin embargo, he podido observar un número de especies considerables, teniendo en cuenta mi ubicación, de las cuales destacaría sin duda al halcón peregrino. Aquí os dejo con la lista de especies vistas:

  1. Aratinga Mitrada
  2. Avión Común
  3. Carbonero Común
  4. Cernícalo Vulgar
  5. Cotorra Argentina
  6. Cotorra de Kramer
  7. Curruca Cabecinegra
  8. Estornino pinto
  9. Garcilla Bueyera
  10. Garza Real
  11. Gaviota Patiamarilla
  12. Golondrina Común
  13. Gorrión Común
  14. Halcón Peregrino
  15. Herrerillo Común
  16. Lavandera Blanca
  17. Mirlo
  18. Paloma Bravía
  19. Paloma Torcaz
  20. Petirrojo
  21. Tórtola Turca
  22. Urraca
  23. Vencejo Común
  24. Vencejo Real
  25. Verdecillo

Pero más allá del número de especies, lo interesante son algunos comportamientos que he observado, los cuales os detallaré a continuación.


Urracas cazadoras

Las urracas abundan, y las veo a diario. A veces en grupos de 4 o 5. Bien es sabido que se alimentan de insectos, larvas, grano, frutos, semillas, huevos y aves jóvenes, otros pequeños animales y carroña; ranas, caracoles y desperdicios urbanos...vamos, que comen de todo. Si bien he visto alguna vez a Urracas capturando pollos de pocos días en nidos ajenos, me sorprendió ver como una urraca perseguía al vuelo, cual gavilán, a un paseriforme que no pude identificar, por encima de los edificios. Era impresionante ver como el pequeño pájaro hacia quiebros para cambiar su dirección por completo, y la Urraca hacía lo mismo sin intención de dejar escapar a su presa. Muy cerca andaba siempre del pajarillo, pero finalmente desaparecieron calle arriba, por lo que no pude ver como terminó la persecución.

Pero eso no fue tan sorprendente como lo que vi en los siguientes días de forma regular. A los pies del hospital, hay un jardín dónde a diario hay palomas y cotorras argentinas picoteando. Pues bien, día sí,  día también, hay un par de urracas que se colocan sobre los coches aparcados o las farolas contiguas al jardín, y de repente, se lanzan contra las palomas y cotorras, haciendo que salgan todas pitando. Vale que cacen pequeños paseriformes, pero cotorras y palomas? Al principio pensé que se centraban en las palomas, puesto que las cotorras tienen un pico muy robusto y fuerte, que si te pilla seguro que duele...pero estaba equivocado, van exclusivamente a por las cotorras!! De hecho, una vez uno de estos córvidos logró atrapar a una cotorra por la cola, pero finalmente logró escapar. No sé si realmente lo hacen para cazarlas, o simplemente es por diversión, aunque la impresión que da es que van a por todas a atrapar un pájaro.


Gaviotas patiamarillas con complejo de vencejo

Vencejos comunes y reales pueden verse prácticamente durante todo el día desde la ventana. Incluso algunas veces, los reales pasan rozando el ventanal, y es espectacular poder ver su barriga blanca a gran velocidad a escasos centímetros de mi cara. Pues bien, un día, de repente, apareció una nube inmensa de insectos (pero enorme, eh?). En escasos segundos, cientos de vencejos comunes y reales estaban poniéndose las botas, convirtiendo el cielo en una nube negra en movimiento, algo espectacular. 

De repente, pero, llegó una gaviota, que se coló en medio de los vencejos para zamparse también a los bichos voladores mientras hacía maniobras poco ortodoxas para atrapar a los insectos con su pico. Tras ella llegó otra gaviota, y otra, y otra... y al final podías ver como desde diferentes puntos lejanos de la ciudad iban llegando gaviotas patiamarillas, que acabaron desplazando a los vencejos, Lo que era una nube negra, se convirtió en una nube blanca de decenas de gaviotas atrapando insectos al vuelo a gran altura. Durante pocos minutos, fue algo impresionante de ver. Tanto por la nube de insectos, como por la aparición espontánea de vencejos y gaviotas cuando parecía que allí no había ni un sólo pájaro. Os imagináis la de bichos que tendríamos si no existieran los pájaros? Cada vencejo come hasta 1000 moscas y mosquitos al día!! Sin embargo las personas se empeñan en tapar los agujeros de las fachadas para que no puedan nidificar, puesto que les "molestan"...eso sí, luego se intoxican a sí mismas con el insecticida porque tienen bichos en su casa...es todo tan estúpido...


La Gaviota con anilla y su estrategia de caza.

Como habéis visto, varias son las gaviotas que rondan por aquí. Sin embargo, hay una que se deja ver casi a diario. ¿Qué como la diferencio? Porque es una gaviota con plumaje adulto que lleva una anilla verde en el tarso izquierdo, que lamentablemente, me ha sido imposible leer. 

Esta gaviota, se deja ver por el mismo jardín que las urracas, con la intención de cazar a las palomas. Para ello, he observado que tiene dos estrategias diferentes.

La primera de ellas, consiste en planear sobre el jardín, y de repente baja a gran velocidad y se lanza contra las palomas planeando a ras de suelo.

La segunda, es mucho más divertida. Aterriza lejos de las palomas y se aproxima lentamente a ellas caminando sobre la hierba. Cuando está cerca de ellas, va caminando con disimulo, como haciendo ver que picotea del suelo...pero las palomas ya la tienen controlada y se alejan de ella caminando, mientras, ves que la gaviota sigue detrás de ellas, pero nunca de forma directa, sino que traza un círculo a su alrededor cada vez más cerrado...y cuando ha logrado acercarse lo suficiente...zas!! se lanza sobre ellas. 

Sólo una vez he visto que cazara una paloma usando la segunda estrategia, la cual estuvo comiéndose durante 9 minutos (sí...me puse a cronometrarlo...).

El día que me dejen salir a la calle, espero poder leer la anilla, si es que viene la patiamarilla.


El Halcón peregrino y la pareja de Cernícalos

Sin duda, estas aves son lo que más ilusión hace ver. De vez en cuando, una pareja de cernícalos (macho y hembra) se ponen a planear en frente de la ventana, y veo como vienen al hospital y parece que se posan en los pisos superiores, con lo que llegué a pensar que quizás estaban nidificando en el mismo edificio. Lamentablemente, pregunté que si podía ir a los pisos superiores (en total hay 3 pisos más por encima mío), pero se ve que lo que hay arriba son oficinas, por lo que no podía subir para intentar averiguarlo. Sin embargo, un día vi a uno de ellos con un animal en la boca. Del pico le salía una larga cola, pero por la lejanía, no pude averiguar si se trataba de algún reptil o roedor. Lo seguí, y vi como se posaba en un edificio para comerse su presa, por la cual cosa entiendo que  no tienen pollos, pero quien sabe.

En cuanto al peregrino, lo he visto planear un par de veces frente a la ventana, otra haciendo un picado tras un edificio, y otra vez más posarse en el balcón de un hotel cercano casi al anochecer. Pero sin duda, lo mejor fue un día que vino directo hacia mi habitación y en el último momento abrió las alas mientras frenaba y se posó justo en la ventana de encima.  Quizás si tuviese las cortinas cerradas, se hubiera posado en mi misma ventana...fue una lástima.

Lo curioso es que al día siguiente no abrí para nada las cortinas hasta las 11 de la mañana...y cual fue mi sorpresa al abrirlas? Pues que en mi ventana había plumas ensangrentadas que parecían de paloma, y justo en el medio del ventanal, dos plumones pequeños detrás de una pluma de la víctima que podían indicarme quien era el culpable (por cierto, justo ahora, mientras escribía estas líneas, ha vuelto el halcón peregrino a posarse en el piso de encima. Impresionante, lo he visto llegar directo hacia mí. Al posarse, ha sacado el culo y a dejado ir una mierda...).


Siguiendo con la historia, la ventana de la habitación se abre por los laterales y sólo unos 15 centímetros, y encima en el ángulo contrario al útil para poder alcanzar las plumas. Por ese motivo, tuve que hacer un apaño con cosas que tenía en la habitación para poder alcanzar las plumas que yo quería. Así que cogí una botella y unos folios enrollados con el extremo cortado en forma de escoba, y con ello logré arrastrar hacia mí las plumas que me interesaban.


Y aquí os muestro los dos plumones. Finalmente todas las plumas eran de tórtola europea (en Barcelona!) Así que en realidad lo que ocurrió es que el Halcón peregrino se jaló una tórtola europea, sin más complicaciones.




Y como no tengo cámara (más que la del móvil que es un gran truño), os dejo con un dibujo de algunas de las escenas que veo a través de la ventana. Y es que cualquier pasatiempo es bueno cuando estás 24 horas en una habitación.


Como veis, al menos tengo algo con que distraerme, y es que de los pájaros, puedes aprender cosas nuevas estés dónde estés.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Necrofilia homosexual en Avión zapador (Riparia riparia)

Hace más de un año se grabaron las siguientes imágenes de aviones zapadores en Japón:



En ellas se observa como varios individuos de avión zapador (oreneta de ribera), las cuales son especie estival (igual que aquí), copulan con un cadáver de la misma especie que yace en la carretera, posiblemente por haber sido atropellado. El pájaro muerto, fue posteriormente recogido para ser analizado y determinar el sexo. Así, se observó que era un macho, por lo que se trataba del segundo caso documentado de necrofília homosexual en aves, al haber documentado, antes, otro de la especie Anas platyrhynchos, es decir, ánade real, a pesar de que en este caso fue con un individuo en eclipse, cosa que podía ayudar a la confusión con una hembra.

Los autores del vídeo, pertenecientes a la Ornithological Society of Japan, publicaron un artículo dónde se analizaban las posibles causas de dicho comportamiento. A pesar de que en especies monomórficas, las cópulas entre machos se pueden dar como muestra de superioridad jerárquica, agresión o por simple confusión,   los ornitólogos japoneses justifican, principalmente, el comportamiento por los siguientes motivos:
  • Ausencia  de dimorfismo sexual en los aviones zapadores que no permite diferenciar machos de hembras.
  • La postura en la que se encontraba el cadáver era similar a la postura que adoptan las hembras de dicha especie, cuando aceptan ser copuladas por los machos, cosa que activa el instinto reproductor de estos.

En resumen. Nunca sabes las sorpresas que puede depararte la naturaleza.

jueves, 25 de febrero de 2016

Como diferenciar los Archibebes

En nuestro territorio es posible observar varios archibebes, entre los cuales, los más habituales de ver son el Archibebe común (Tringa totanus), el Archibebe oscuro (Tringa erythropus) y el Archibebe claro (Tringa nebularia).

A pesar de que no suele ser difícil la diferenciación entre ellos, es posible encontrarnos con individuos con un aspecto que nos haga dudar de que especie se trata y nos surgen dudas a la hora de identificar el archibebe. Es por ello que aquí os dejo los puntos clave en los que hay que fijarse para poder diferenciar unos de otros.


ARCHIBEBES POSADOS



Archibebe común - Gamba roja vulgar (Tringa totanus)


Plumaje no reproductor - invierno (arriba)
  • Patas y base del pico rojas.
  • Dorso gris-pardusco.
  • Pecho y flancos estriados.
  • Pico recto y robusto, menos largo que los otros archibebes.

Plumaje nupcial - verano (abajo)

A lo anterior le sumamos las siguientes cambios:
  • Las partes superiores presentan barrados y galones oscuros.
  • Partes inferiores blancuzcas fuertemente marcadas con barrados y galones marrón oscuros.

*Nota: los jóvenes presentan patas y pico naranja o amarillentos, y pueden permanecer así algunos años hasta lograr el color de los adultos.


Archibebe oscuro - Gamba roja pintada (Tringa erythropus)



Plumaje no reproductor- invierno (arriba)
  • De perfil más elegante que el común, cuello más largo.
  • Patas más largas.
  • Pico más largo y fino con encorvamiento en la punta.
  • El rojo del pico se limita sólo a la mandíbula inferior.
  • Brida oscura, que resalta entre la ceja blanca muy marcada y las mejillas claras.
  • Dorso gris con partes inferiores blancas.

Plumaje nupcial - verano (abajo)
  • Todo negro, muy fácil de distinguir. El segundo individuo de la fotografía superior se encuentra en fase de muda a nupcial.


Archibebe claro - Gamba verda (Tringa nebularia)



Plumaje no reproductor - invierno (arriba)
  • Pico largo  ligeramente doblado hacia arriba, con base gruesa y gris.
  • Patas amarillo verdoso apagado que parecen grises si no lo vemos cerca.
  • En la distancia, se observa cabeza y cuellos muy blancos.
  • Parte inferior blanca con estrías en los laterales del pecho.
  • Aspecto general muy pálido.

Plumaje nupcial - verano (abajo)

A lo anterior, se producen los siguientes cambios.
  • Plumas de la parte superior variables, mezcladas negras y grises.
  • Pecho y flanco estriados



ARCHIBEBES EN VUELO


  • El Archibebe común es rápidamente identificable debido a los amplios márgenes blancos que presenta en secundarias y primarias más internas. Los dedos sobrepasan la cola pero en menor proporción que el Archibebe oscuro. Vuelo potente pero errático, manteniendo las alas por debajo de la horizontal. Su reclamo más común en vuelo es el siguiente "tiu-jiu".

  • El Archibebe oscuro presenta alas oscuras y parche blanco limitado al dorso, con dedos rojo oscuro, que sobrepasan claramente la cola, mostrando incluso, a veces, parte del tarso.Tiene un vuelo directo y muy rápido con batida poco profunda. Este es su flight call:


  • El Archibebe claro presenta alas oscuras en gran contraste con dorso, obispillo y cola blancas. Los dedos sobrepasan moderadamente la cola. Vuelo poderoso, a menudo driblando y virando e forma errática. Su reclamo en vuelo es un característico trisilábico (a veces más, y a veces sólo dos sílabas) "tiu-tiu-tiu":


COMPORTAMIENTOS


Archibebe común

Suele ser muy precavido y el primero en asustarse. Ave muy ruidosa que grita fuerte cuando se alarma. Se alimenta picoteando y sondeando mientras camina rápidamente. Vadea en aguas profundas. Su típico reclamo de alarma  cuando está posado es el siguiente "tyuuu":




Fenología en Cataluña del Archibebe común


Archibebe oscuro

Suele alimentarse en bandadas pequeñas pero densas, nadando y haciendo la vertical. Acorrala en aguas someras a pequeños peces. Se alimenta picoteando y sondeando en el barro como el común, pero también podemos verlo barriendo el agua de lado a lado, igual que una espátula. Su reclamo más típico es el siguiente "chiu-id":


Fenología en Cataluña del Archibebe oscuro


Archibebe claro

Generalmente se alimenta en solitario capturando insectos en la superficie del agua. Suele alimentarse siguiendo los márgenes de zonas acuosas con paso firme, pero puede capturar peces pequeños corriendo rápidamente por las zonas poco profundas.

Fenología en Cataluña del Archibebe claro


Aquí tenéis un vídeo dónde aparecen los tres archibebes descritos:



¿Ahora, después de esta lección, sabríais decirme qué Archibebes son los dos siguientes?