lunes, 17 de octubre de 2016

La lengua del Pito Real

Las piciformes son un orden de aves que incluye 339 especies, divididas en siete familias, en las que se incluyen los pícidos, conocidos como pájaros carpinteros, pitos, picos, picamaderos, picatroncos, picapinos, chupasavias y torcecuellos 

Dicha familia, incluye 218 especies, de las cuales sólo siete están presentes en la Península Ibérica: torcecuello, pito real, picamaderos negro, pico picapinos, pico mediano, pico menor y pico dorsiblanco.

Pito real ibérico - Picot verd (Picus sharpei, anteriormente Picus viridis)

Estas aves se alimentan de insectos, gusanos y larvas que pueden encontrar durante todo el año, capturándolos bajo la corteza o perforando el interior de los árboles o de los troncos caídos. Los invertebrados que constituyen la mayor parte de su dieta son termitas, larvas de hormiga y larvas de escarabajos, y para ello cuentan con una gran herramienta: su lengua. Y para conocerla, vamos a centrarnos en la especie que da nombre al presente blog: el Pito Real.

Muchos son los que han visto un Pito Real en acción, subiendo por los troncos de los árboles en busca de insectos que comer y haciendo sonar su estridente reclamo, pero pocos son los que son conocedores de su extraordinaria e inusual lengua, y aun menos son los que han podido verla en acción.

Pito real haciendo uso de su lengua

El Pito Real tiene una lengua extremadamente larga que le permite extraer insectos de los huecos de los troncos de árboles, así como de los hormigueros del suelo, y es que este pájaro es una de las especies de carpinteros consideradas arbóreas y terrestres. Para hacernos una idea, si nuestra lengua siguiera las mismas proporciones, mediría medio metro!


En el siguiente vídeo podéis ver su lengua en movimiento:


Pero la longitud no es lo más asombroso de su lengua, sino el hecho de que da toda una vuelta al cráneo, comenzando por los orificios nasales (sobre el pico), pasando sobre los ojos, rodeando el cerebro y bajando hasta la boca, por donde sale.

Representación gráfica de la estructura de la lengua en un pájaro carpintero


Además de esta extraña acrobacia, la lengua se bifurca a partir de la garganta, tomando forma de Y, pero en sentido inverso que las serpientes. Esto le permite rodear los huesos de la columna vertebral.

Aquí tenéis un vídeo en el que se muestra dicho mecanismo con un cadáver de una especie de pito americano. ¡Ojo! Puede no ser apto para los más sensibles.


Otra cosa a destacar es que el Pito Real no ve las cosas ubicadas directamente en frente de su pico. Para encontrar los insectos, se ayuda de su fino sentido del olfato, característico de toda la familia de los pícidos, además de su lengua, la cual es pegajosa y con pequeñas púas que miran hacia atrás, con las cuales agarran la presa y la arrastran hasta el interior de su pico.


Detalle de la punta de la lengua en un pájaro carpintero

Espero, pues, que esta entrada haya sido de vuestro interés, y sobretodo, que os sirva para conocer mejor a nuestras aves y lo increíbles que pueden llegar a ser.

11 comentarios:

  1. Muuuuuuuuuuuy interesante y sorprendente!! :D

    ResponderEliminar
  2. Éste artículo me hizo recordar lo engorroso que puede ser desenredar un Picot de la red de niebla cuando se le ha quedado la lengua también liada...Sobretodo por la parte serrada de la punta...what a pain in the ass O_O

    ResponderEliminar
  3. Vaya entrada que has hecho ! Tienen tantas curiosidades y cosas ocultas estos carpinteros naturales ! Un saludo Pancho !

    ResponderEliminar
  4. Vaya entrada que has hecho ! Tienen tantas curiosidades y cosas ocultas estos carpinteros naturales ! Un saludo Pancho !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Arnau, la de cosas que tienen estos bichos!! Gracias! ;)

      Eliminar
  5. Fantástica entrada. Lo había leído pero verlo es impresionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias Josep. La verdad es que es una locura el verlo!
      Saludos

      Eliminar
  6. Interesantísima la entrada, Pancho! Estos bichos nunca dejaran de sorprendernos.

    ResponderEliminar