lunes, 28 de septiembre de 2015

La curiosa historia del Trepador azul y el Tejo.

Aunque muchas veces parece que el objetivo de salir a pajarear es ver el máximo de especies posible o conseguir una buena foto, la verdad es que practicando un birding "monoespecífico" se aprenden muchas más cosas que únicamente contando e identificando. Centrando nuestra observación en un sólo individuo o especie, puede ayudarnos a conocer aspectos de su comportamiento que desconocíamos, a parte de hacernos pasar un rato entretenido.

Trepador azul - Pica-soques blau - Sitta europaea

Y eso es lo que me pasó el otro día con un trepador azul (Sitta europaea). Decidí sentarme un rato a observar dicha especie, cuando detecté un comportamiento muy curioso que nunca había visto. Si bien es sabido que el trepador es insectívoro, pero que usa las grietas de los árboles como despensa en otoño e invierno, llenándolas de frutos secos y semillas, lo que vi fue algo que me desconcertó.

Trepador azul - Pica-soques blau - Sitta europaea

Observé cómo un par de veces se acercaba a un árbol, un  libocedro de California (Calocedrus decurrens), con algo rojo en el pico, y lo dejaba enganchado sobre la corteza. Intrigado, me acerqué a ver que era, y me encontré que el tronco estaba lleno de pegotes rojos enganchados, desde casi la base hasta muchos metros arriba.

Fruto rojo sobre libocedro

Trocitos de fruto rojo sobre libocedro

Cogí uno y vi que era algo completamente viscoso, por lo que era fácil dejarlo enganchado. Fui mirando las grietas a ver si había algo que me ayudase a identificar de que se trataba. Mientras lo hacía, fui encontrando restos de avellanas, bellotas y castañas, por lo que era obvio que ese árbol era la despensa del trepador desde hacía tiempo.

Restos de bellotas y avellanas

Castaña

Finalmente encontré un fruto rojo completo incrustado en una de las grietas que rápidamente identifiqué. ¡Se trataba de un fruto de tejo! Mira que no haberme dado cuenta antes...

Fruto de tejo (Taxus baccata)

Resulta que los frutos del Tejo también forman parte de la dieta del trepador azul si dicho árbol se encuentra en su territorio. El tejo europeo (Taxus baccata) es un árbol perennifolio que debido a las extinciones y reducciones del tamaño de sus poblaciones hacen que actualmente esté considerada una especie rara y amenazada. Por este motivo, y por su importancia ecológica y  aprovechamiento terapéutico de que es objeto, es un árbol protegido en muchos países.

Tejo (Taxus baccata)

Lo interesante, es que nunca había visto tejos en esa zona, así que decidí subir por el monte del que veía bajar al trepador, con la intención de descubrir alguna pequeña población de tejos. Después de un buen rato andando sin encontrar nada decidí volver, y en los pies del monte, en el jardín de una casa, vi lo que llevaba rato buscando. No había ninguna población de tejo. Los frutos provenían de un solo individuo plantado en el jardín de una casa. Menuda decepción, pero al menos me hizo pasar un rato entretenido.

El tejo perdido

Así que me fui, dejando el cedro lleno de pegotes de frutos de tejo sin saber los motivos por los que el trepador actuaba de tal manera, ya que no era posible que fuera su despensa, puesto que dichos frutos se descomponen con relativa facilidad.

A la tarde siguiente, decidí volver al árbol, a ver en que estado se encontraban los "tropezones" del día anterior. ¿Y cual fue mi sorpresa? Del veintenar de trocitos que había contabilizado, ya no había ninguno!

El antes y el después de la grieta con y sin el fruto

Desconozco si fue el mismo trepador quien se encargó de limpiar el árbol, cosa que parecería lógica. Si así fuera, no sé qué motivos tiene un trepador en ir enganchando trocitos de dicho fruto por todo un árbol para comérselos al día siguiente.

¿Alguno de vosotros conoce las razones de tal comportamiento?

Y para cerrar la entrada, os dejo con una pequeña recopilación del trepador azul.

5 comentarios:

  1. Muy interesante Pancho, una preciosa clase de etología. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
  2. Saludos! Felicidades por la observación! Siempre hay que ser curioso y dejarse llevar por la naturaleza.
    En la fotografías se ve que el fruto del tejo ya no tiene la semilla, solo la cubierta del arilo, que es la única parte comestible. ¿Y si este trepador es tan "señorito" que tan solo se come la parte interna y para no arriesgarse con la semilla tóxica se ayuda de la corteza del calocedrus? Aunque la semilla para germinar debe pasar por el aparato digestivo de las aves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier. Podría bien ser lo que tu dices. Lo que está claro es que no le gusta comérselo en el mismo Tejo. Muy curioso que nadie tenga una certeza de tal comportamiento. Gracias por pasarte y aportar tu deducción!!

      Eliminar